Páginas

sábado, 30 de diciembre de 2006

René Magritte/ Fernando Buen Abad Domínguez





Fernando Buen Abad Domínguez

Problematiza Magritte poéticamente la percepción, con acciones conscientes contra lo real. Estructura pictóricamente una semántica reñida con la nominación y lo nominable para ofrecernos una obra interlocutora del inconsciente. En oposición a la armonía Magritte se las ingenia para exponer dilemas que se apoyan en un origen recurrentemente intelectual. Bélgica 1898. René Francois Ghislain Magritte , su madre se suicidó. Surrealismo L luz intensa producida por un rayo pertinaz y que rompe nuestros contactos con lo terreno.

Influenciado inicialmente por Giogio di Chirico, Magritte descubre poco a poco, la fuerza de un lenguaje que se articula con imágenes de profundidad indefinible. Es un proceso semiótico regido arbitrariamente en el concierto de las convulsiones históricas que se van redimensionando en los canales expresivos de una estética que como la de Magritte voló en mil pedazos con todo y sus premisas para multiplicar fantásticamente sus temáticas a lomos de una fantasía liberada pese a todo. Surrealismo: estremecimiento sutil y profundo que nos asalta cuando la realidad no puede ser nombrada.

Magritte, surrealista, pasa de largo la tentación de los sueños para pintar enigmas como quien posee la fuerza de un azar lúdico para enfrentar destinos, como quien sabe perfectamente adónde conducen pasillos de laberinto.

Magritte, vigente, tesis que camina obediente de la mano rasposa del tiempo acusando fantásticamente el truco de la historia bajo una realidad enmascarada.
"Pintar un cuadro como si fuera una trampa...y la trampa consiste en una inevitable interpretación en la que caerán los amantes de la simbología, y pensarán en cualquier cosa menos en la idea absoluta que este cuadro describe."

Surrealismo: Nave tripulada por ciertos expedicionarios descubridores de nuevos continentes fantásticos.

Magritte vigente nos asalta con propuestas que no buscan soluciones sino máspropuestas en un contexto problematizado por un conjunto de dinámicas viciadas de origen. Ahí Magritte vuelve a proponer su fuerza y la fuerza de sus primeros trabajos más empeñados en narrar y sumar que en terminar consolidando oficios.
Impacta en la obra joven de Magritte un recargado paquete de recuerdos infantiles que juegan casi perversamente con sus premisas expresivas en su carrusel conceptual cándido y problemático.
En 1927 Magritte realizó su primera exposición individual armado del instrumento poético de la paradoja. Clima de entreguerras.

No hay comentarios: