Páginas

martes, 21 de octubre de 2008

UNFORTUNATELY, IT WAS PARADISE/Madmoud Darwish



Él abraza a su enemigo. Ojalá le
gane el corazón: ¿Te enojaría
más que yo sobreviviera?

Hermano, mi hermano. ¿Qué te
hice para que me destruyas?

Dos pájaros vuelan arriba. ¿Por
qué no les disparas a ellos?
¿Qué dices?

Te cansaste de mi abrazo y de mi
olor. ¿No será que estás
cansado del miedo que
hay en mí?

De ser así, tira tu rifle al río. ¿Qué
dices?

En los bancos de la ribera el
enemigo apunta su ametralladora contra
un abrazo. ¡Disparen
al enemigo!

Mejor esquivamos las balas del
enemigo y nos guardamos de
caer en pecado.

¿Qué dices? ¿Me matarás para
que el enemigo pueda ir a su casa
en nuestras casas

y descienda otra vez a la ley de la
selva?

¿Qué hice con el café de mi
mamá, qué hice con el café de la
tuya?

¿Qué crimen cometí para hacerte
destruirme?

Nunca dejaré de abrazarte.

Y nunca te voy a soltar.




Por:
Mahmoud DarwishTraducción:
Hermann Bellinghausen

No hay comentarios: