Páginas

viernes, 18 de noviembre de 2011

DANIEL PADILLA, PREMIO NAL. DE POESÍA "UNIVERSIDAD EXTERNADO DE COLOMBIA"



Daniel Padilla Serrato. Sicólogo y escritor.

0.

En las aguas de la noche nos dijeron los mendigos que veríamos
la cara de la soledad más ciega y definitiva.

Apareció como una sirena que soñaba.
Aseguró morir de sed y yacía desnuda
sobre el cielo congelado.

Desde entonces su piel se refleja en el fondo de nuestras escudillas.
No hemos podido apartar la vista de su vértigo.

En los plenilunios
esta pálida cazadora se baña
con agua de nieve.

Temblamos bajo sus cabellos cristalinos. 
Por espejos de niebla cambia nuestros huesos.



I.

En el comienzo era un cráter:

Su vacío recorría el espejo
y nada se interponía entre la superficie y el fondo
salvo una música
poblada de agujeros luminosos.

Acostumbrado a mirarse con cautela
y desnudo de la cintura para abajo
poco a poco el cielo
fue dándose cuenta de su condición
                           de eslabón perdido.




II.

Un espejo vaga dormido en las ruinas del tiempo.
Hecho de arcilla, entra con sus huesos lacrados en los templos de la noche.

A ojo cerrado avanza por un sendero de ceniza rumbo al mar,
nocturno abismo donde se refleja el vértigo.

Siempre vuelve a encontrarse con la nada:
Un hombre erguido ante los astros
imagina que construye en sueños lechos de cristal.




V.

Aquí en las entrañas de la tierra estamos
nadando en los espejismos del antiguo jardín.
Toca con la noche nuestro despertar,
para abrir los ojos en el barro y hacia el cielo ver las estrellas
que duermen en Tu nombre.

Dichosa la constelación que te vio nacer
con esa herida en el costado,
donde bebimos los mares de un caos muy antiguo.

Aquí en el centro del agua
los muy olvidados besamos esponjas de sangre.
Con siete clavos en la lengua
y otros siete en los ojos
dormimos en el tiempo
el silencio de una eternidad que nos sueña.



X.

Dormimos en el alma de un fantasma
sueños invisibles.

Flotamos en el fragor de un mundo que desaparece
sin ruido. La herrumbrosa espada de la muerte pende sobre nuestro cuello de polvo.

La destrucción es otro sueño que se asemeja al agua cuando lo circunda todo.







ACTA DEL JURADO CALIFICADOR
DEL XXIV CONCURSO UNIVERSITARIO NACIONAL DE POESÍA
UNIVERSIDAD EXTERNADO DE COLOMBIA


En la ciudad de Bogotá, a los once (11) días del mes de noviembre de dos mil once (2011), se reunieron en las instalaciones de la Universidad Externado de Colombia, los integrantes del jurado del XXIV Concurso Nacional Universitario de Poesía Universidad Externado de Colombia, María Clara Ospina, Luz Helena Cordero y Gonzalo Mallarino.

Después de leer y analizar los 53 libros presentados al concurso estuvieron de acuerdo por unanimidad en otorgar el premio a la obra bajo el título “El espejo dormido” presentado con el seudónimo: “Sebun”, que corresponde a Daniel Padilla Serrato con cédula de ciudadanía N° 80000683 de Bogotá, de la Facultad de Humanidades de la Universidad Tecnológica de Pereira, sede Ibagué. De este trabajo, dice el jurado: Los espejos y las reflexiones sobre el universo y la existencia humana dan unidad a este libro en el que el lenguaje poético construye y propone formas de ver y sentir. La otra realidad, la que muestra el espejo en su papel deformante y constructor, surge para fundar múltiples imágenes, con un lenguaje depurado y carente de lugares comunes.

Así mismo, el jurado quiere destacar el libro bajo el título “Desnudo, bajando una escalera” presentado con el seudónimo “Jack Lamotta” que corresponde a Andrés Camilo Torres Estrada con cédula de ciudadanía N° 1020717813 de Bogotá, estudiante de Humanidades de la Universidad de los Andes.


La presente acta se firma en Bogotá, D.C., a los once (11) días del mes de noviembre de dos mil once (2011).



María Clara Ospina               Luz Helena Cordero             Gonzalo Mallarino
CC N° 41.516.709 Bogotá     CC N° 63.291.342 Bogotá     CC N° 19.345.689 Bogotá
Firmado                                Firmado                                    Firmado










NOTA DEL POETA ALIRIO QUIMBAYO


Apreciado,Daniel Padilla Serrato, considero que este reconocimiento a nivel nacional a tu trabajo poético El espejo dormido”, llega con la certeza de la madurez de los frutos que tú has cultivado en silencio, con esmero y paciencia. Me alegro porque tu escritura pulsa otras líneas invisibles de nuestra existencia; pues, he tenido el grato placer de saborear la luz de algunos textos poéticos tuyos en verso y en prosa. Me alegro también porque tu Premio obtenido en XXIV Concurso Nacional Universitario de Poesía Universidad Externado de Colombia 2011, es en gran medida el justo reconocimiento a la Universidad Tecnológica de Pereira y a la Universidad del Tolima que nos abrieron este espacio académico; de modo especial, a la labor pedagógica y literaria de quienes fueron nuestros maestros en los seminarios de la Maestría en Literatura. 

De nuevo, buenas noticias para quienes amamos y reescribimos estas cordilleras y este cielo tolimense; que buena noticia para su gente laboriosa. Por eso, estoy compartiendo con mis amigos tu logro. 

Daniel, deseo que culmines lo que empezaste con la misma tenacidad del insecto devorando el tiempo. FELICITACIONES y un ABRAZO INMENSO con muchas bendiciones del Eterno.


Alirio Quimbayo Durán



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Apreciado,Daniel Padilla Serrato, considero que este reconocimiento a nivel nacional a tu trabajo poético “El espejo dormido”, llega con la certeza de la madurez de los frutos que tú has cultivado en silencio, con esmero y paciencia. Me alegro porque tu escritura pulsa otras líneas invisibles de nuestra existencia; pues, he tenido el grato placer de saborear la luz de algunos textos poéticos tuyos en verso y en prosa. Me alegro también porque tu Premio obtenido en XXIV Concurso Nacional Universitario de Poesía Universidad Externado de Colombia 2011, es en gran medida el justo reconocimiento a la Universidad Tecnológica de Pereira y a la Universidad del Tolima que nos abrieron este espacio académico; de modo especial, a la labor pedagógica y literaria de quienes fueron nuestros maestros en los seminarios de la Maestría en Literatura.

De nuevo, buenas noticias para quienes amamos y reescribimos estas cordilleras y este cielo tolimense; que buena noticia para su gente laboriosa. Por eso, estoy compartiendo con mis amigos tu logro.

Daniel, deseo que culmines lo que empezaste con la misma tenacidad del insecto devorando el tiempo. FELICITACIONES y un ABRAZO INMENSO con muchas bendiciones del Eterno.



Alirio Quimbayo Durán
Celular: 3142101828

Anónimo dijo...

Mil gracias por tus palabras Alirio, bendiciones para ti y los tuyos.

Daniel.