Páginas

lunes, 29 de agosto de 2011

POEMAS DE OSCAR ROBLEDO HOYOS



ESENCIAS DILUIDAS.

Hay un silencio coronado
En las flores y la cosas,
Una especie de lienzo que los viste
En blanco sudario.

Hay algo definitivamente mortuorio
En el ser del ser de todas las cosas
Como un espejo en viceversa
Que nos devuelve un rostro.

Hay una corola y un estambre
En el silencio de los espejos,
En los caminos y los rostros,
No sé .. Algo.

Paso entre esencias diluidas
Entre bosquejos ontológicos
Metafísicas del ser, olvidadas,
En el alma del universo.




MAQUINAS AL SOL

Son más fuertes las maquinas cuando están tiradas allí,
Al sol,
También la chatarra retorcida se hace más
Feraz en su abandono milenario,
Los alambres de púa elevan las cabezas oxidadas
Retan las categorías de lo bello y lo útil
Se hacen más fuertes en su silencio quemante
Bajo el sol inclemente
Y los mares de agua en las espaldas.

El buldózer gris, la apisonadora amarilla
El tanque de guerra varado a la vera de todos los caminos
El esqueleto del bus sin carne en sus adentros,
Las torres, los postes, las columnas de ferroconcreto
Cuelgan como musgos milenarios
De la lama viscosa de la historia

Las guerras olvidadas,
El frenesí de la construcción de rascacielos
Han  dejado allí  las maquinas viejas en lechos de silencio.
Recuerdan su fuerza y poderío
Bajo el verde de sus axilas oxidadas
Y los abrigos pardos del silencio, el cemento
Y el excremento descompuesto.

Manizales, Julio 30/11

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente!!! La firmeza que se obtiene con la intemperie al sol y al agua. Un abrazo Oscar tu eres un poste de ferrocemento para mi y muchos que te rodean, firme e indestructible. Un abrazo