Páginas

martes, 13 de julio de 2010

TRES POEMAS DE URIEL GIRALDO ALVAREZ




Uriel Giraldo Álvarez

I
No tengo signo zodiacal (ni falta que me hace) o lo desconozco (desconozco tantas cosas). Me rige un agujero negro con ascendencia de una estrella fugaz. Chinescamente hablando creo que me rige una gallina en lo temperamental y un macho cabrío en lo sexual.

II
Las imágenes que me lega el siglo XX
Los senos de Sofía Loren en  Los Girasoles en Rusia
Un alarido de no sé qué cantante
Un pedazo de oreja entre los dientes de Tyson
Un hongo de humo y fuego sobre una ciudad japonesa
Un tren que no termina de pasar en el aire malva de la madrugada atestado de hombres desnudos y rapados
Un fuego de artificios durante cien días sobre el Golfo Pérsico que se repite a la misma hora en todos los 980.743.280 televisores del mundo
Una cometa perdida en la infancia que remonta los cielos de la inocencia

III

Quiero ver zarpar los barcos en el puerto
sentir que se alejan con miles de gentes
que yo no conozco pero que igual lloro su ausencia
Sentir que me inunda la angustia del que se queda
del que musita un adiós entrecortado
y bolea la mano como borrando la distancia
en que va quedando
Sentir tantas cosas que se agolpan al pecho
con los recuerdos de aquellos momentos
que un día se vivieron
y que apenas ahora se recuerdan
y saber que entre la rutina  y a pesar de ella
que marcan nuestros pasos en la arena
hemos vivido con bemoles y silencios
con naufragios y logros
Ver que las aguas devoran al amigo a la amante
al camarada a la esposa al hijo al padre
sin poderlos llorar como a los muertos
o echar al olvido como a los prófugos
Sentir de vuelta a casa
que se ha de seguir la vida
con un vacío en las manos
en los ojos  en los oídos  en el pecho
Porque casi nunca se sienten
tantas cosas juntas en tan corto tiempo
quiero ver zarpar los barcos en el puerto





*Uriel Giraldo Alvarez, más que ingeniero es un ser humano profundamente comprometido con su oficio de poeta, cultor de la palabra hablada y escrita. Docente, poeta, ensayista y conferenciante; dedica buena parte de su tiempo a la difusión y promoción de la poesía y de la palabra poética. Con alguna frecuencia se le escucha desafiar, con cierto tono irónico, la tradición grecoquimbaya, de la que algunos aún no han podido desprenderse, a pesar de decirse "modernos".

No hay comentarios: